lunes, 6 de octubre de 2014

Mártires y Héroes en el RIM 29º de Formosa





Jorge Fernández Zicavo

En esta ocasión no insistiré en el escandaloso hecho de que, año tras año, los "generales K" que leen sus discursos en los aniversarios del sangriento ataque del terrorista "Ejército Montonero" al RIM 29º de Formosa reemplazan la palabra MONTONEROS por eufemismos como... "una organización paramilitar"... para no despertar la ira de su histérica mariscala en Jefe.

Ahora quisiera llamar la atención sobre el mito de que los doce militares muertos (10 soldados, 1 sargento, 1 sub-teniente) lo fueron en... combate. Mito cultivado con narcisismo corporativista por un Ejército Argentino propenso a una retórica empalagosa en sus discursos ceremoniales y textos en general.

Aquella sangrienta tarde solo el soldado Hermindo Luna murió en combate, o sea, disparando su fusil contra los atacantes que pretendían copar el regimiento para apoderarse de 200 fusiles FAL mientras paralelamente otro grupo "tomaba" la ciudad capital de Formosa. El resto de los muertos (todos ellos de la Compañía Retén) fueron sorprendidos desarmados y masacrados sin piedad. Cuatro soldados que se estaban duchando fueron descuartizados con granadas. Otros cinco fueron ametrallados mientras dormían la siesta. El sargento Sanabria fue baleado por la espalda. El subteniente Massaferro también fue sorprendido y ametrallado a quemarropa. Esta eficacia y sincronización del pelotón montonero fue posible por la información aportada por el soldado Luis Roberto Mayol que, increíblemente, había sido trasladado de Santa Fe por ser "sospechoso".

Luego, superado el desconcierto propio de una operación de asalto basada en el factor sorpresa, el resto del personal (50 soldados y unos pocos suboficiales: era un domingo), reaccionó abriendo fuego contra los insurgentes y maniobrando hasta conseguir rodearlos. Fue precisamente esa situación de "bolsa" la que causó la muerte de doce combatientes montoneros (también doce) cuando intentaron romper el cerco. Bien posicionados, los soldados conscriptos dirigidos por un par de suboficiales los "cazaron" uno a uno en el imposible intento de fuga.

Obviamente, esta reconstrucción de lo ocurrido consta en los archivos del RIM 29º, de la XII Brigada de Monte formoseña y en el Comando General del Ejército; y por otra parte, fue detallada por el "Ejército Montonero" en el Nº 8 de su revista oficial Evita Montonera. Claro está, que por razones de oportunismo político no mencionan los asesinatos en las duchas y en el dormitorio de soldados conscriptos (civiles) sino que lo presentan como "combate". Si bien, cuando relatan su incursión en la Compañía Retén, el pelotón responsable de este objetivo dejo constancia de "la eficacia de la utilización de granadas en combates en sitios cerrados".

Llegados a este punto, el lector se preguntará: ¿Y por qué esta información no se ha hecho pública? ¿Por qué nunca se ha entrevistado a ex soldados del RIM 29ª que combatieron aquella tarde para que contaran lo ocurrido? ¿Por qué el Ejército habla de "muertos en combate", de mártires muertos por su patria, etc. y no de militares indefensos masacrados? ¿Y por qué en los aniversarios no se menciona a Montoneros? Pues la respuesta a estas preguntas es muy sencilla: porque el actual gobierno de la República presidido por la ex montonera Cristina Fernández de Kirchner, y anteriormente por su esposo y también montonero Néstor Kirchner, jamás reconocerán aquella carnicería, puesto que en su Relato histórico ellos y sus camaradas de entonces no eran terroristas sino "militantes populares", jóvenes y pacíficos idealistas que... "luchaban por un mundo mejor" que sólo sería posible en una Patria Socialista con dictadura de partido único como la cubana. Muertos en combate resulta para los K un mal menor, algo menos repudiable que asesinados: "los atacantes eran combatientes, soldados de un Ejército irregular, no unos asesinos", es el mensaje contenido en el mito.

Resumiendo: un soldado (suboficial, oficial...) desarmado y asesinado a mansalva será un Mártir; no un Héroe, como Luna y los otros que combatieron con mejor suerte que él. Naturalmente, unos y otros merecen ser recordados y honrados, pero no conviene mezclar conceptos que fundan mitologías funcionales a sospechosos discursos políticos.


Así mataban los de "la Patria Socialista". Nuestra reconstrucción de la "Operación Primicia"


1 comentario:

  1. Me gusta mucho este blog y todo lo que publican, si les interesa contáctenme tengo interés en publicar un libro tocando estos temas (en caso de que ya no la allan echo), así más gente se enterara de la verdadera historia.

    ResponderEliminar