domingo, 16 de octubre de 2011

Capitán Miguel Alberto Keller ¡PRESENTE!






Jorge Fernández Zicavo
1975, Buenos Aires, Capital Federal. Gobierno constitucional presidido por María Estela Martínez de Perón.

El lunes 18 de agosto, el Capitán Keller, un suboficial y cinco soldados, se dirigieron en una camioneta del Ejército al Tiro Federal Argentino para efectuar una comprobación rutinaria de armamento. Al llegar a la puerta de la calle Leopoldo Lugones, se le acercó un individuo con uniforme del Ejército y grado de Teniente Coronel, por lo que el Capitán bajó del vehículo para hacer la presentación de rigor, momento en que fue acribillado por terroristas del ERP.

A continuación, los atacantes, más el falso Tte. Coronel y uno de los soldados que pertenecía al ERP, redujeron al suboficial y a los soldados y huyeron llevándose la camioneta cargada con 70 fusiles FAL, 4 FAP y 21 pistolas Ballester Molina.

Posteriormente, el 4 de septiembre, fueron capturados en Bella Vista cuatro terroristas que intervinieron en la operación del Tiro Federal, y otro (Rodolfo Luis Bleder) murió al resistirse a balazos. Pocas horas después, en el Country "Apache" de Pilar, murieron en enfrentamiento con la policía el soldado entregador Darío Krasniansky, el que mató al Capitán Keller (Mario Camariano), y a la esposa de éste, Mirta Estela Quiroga. Se recuperaron 23 fusiles FAL.

Miguel Alberto Keller había nacido el 29 de septiembre de 1943 en Paraná, Entre Ríos. Ingresó en el Colegio Militar de la Nación el 3 de marzo de 1960, y egresó en 1963 con el grado de Subteniente. Estaba destinado en la Agrupación de Comunicaciones 601, y casado con María Inés Calierno. Tenían cuatro hijos.

Son los escasos datos que disponemos de este joven oficial del Ejército Argentino asesinado durante una guerra revolucionaria que según las izquierdas no existió.
Les da igual que fuera proclamada por el Primer Ministro cubano Fidel Castro en 1967, reivindicada hasta la saciedad por las organizaciones terroristas en su prensa y documentos, y reconocida por el Tribunal de la Causa 13/84 que sentenció a cadena perpetua a la primera Junta del gobierno militar. La psicótica izquierda argentina hace ya varias décadas que optó por la negación consciente de lo Real; por extraviar sus mentes en un relato fantástico.

El nombre de la terrorista Mirta Estela Quiroga figura en el Memorial erigido en la Ciudad de Buenos Aires por el Presidente de la República y ex montonero, Néstor Kirchner, que además indemnizó a familia con 224.000 dólares.

En el sepelio del Capitán Keller, el director de la Escuela Superior de Guerra, General Jorge Olivera Róvere, dijo: "No habrá paz hasta que los enemigos de la paz sean sepultados (...) No estará nuestra misión cumplida y no podremos enfrentar el juicio de la historia hasta que los instigadores ideológicos, los perjuros, los traidores y los ejecutores materiales y sus cómplices desaparezcan para siempre". (Juan Bautista Yofre, "Nadie fue", edit. Sudamericana, p.218).


_ _ _


Ir a Página Principal para ver las últimas Entradas

1 comentario:

  1. PRESENTE!!!, Y ESPERO QUE SE MULTIPLIQUEN MUCHOS PRESENTES PARA TODAS LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO EN ARGENTINA.

    ANA B.

    ResponderEliminar