jueves, 18 de febrero de 2010

Guerra Revolucionaria Argentina 1969-1979

Ofrecemos al lector un ensayo sobre la Guerra Revolucionaria que entre 1969 y 1979 conmocionó a la República Argentina dejando unas secuelas traumáticas que permiten calificarla como la etapa más trágica de su historia. Diez años y ocho meses durante los cuales las izquierdas nativas, en el marco de una estrategia continental de lucha armada proclamada y coordinada por el Estado cubano, declararon la guerra al Estado y a la población civil políticamente hostil a todo lo que oliera a comunismo.
Al Estado, atacando a sus Fuerzas Armadas, policiales y de seguridad, e intentando 'liberar' la provincia de Tucumán para legitimarse como un gobierno insurgente ante los países socialistas, los 'no alineados' y la ONU.
A la población civil, aterrorizándola para que no se resistiera al objetivo estratégico: un régimen de partido único y economía colectivista que llamaban 'la Patria Socialista'.

De acuerdo con la estrategia diseñada por los dirigentes argentinos y cubanos de la subversión, la Guerra Revolucionaria se desarrolló en todos los ámbitos: ataques paramilitares a cuarteles y vehículos del Ejército; voladura de buques y aviones militares; ataques a comisarías y vehículos policiales; copamientos de ciudades, fábricas, universidades, emisoras de radio y canales de televisión; secuestros y torturas en dantescas 'cárceles del pueblo'; secuestros de aeronaves con pasajeros, atracos a bancos y camiones de caudales; bombas en supermercados, edificios públicos y en las calles; asesinato de centenares de policías, militares y civiles, más una interminable lista de crímenes que incluyeron el ametrallamiento a sangre fría de niños, como Juancito Barrios y las hermanitas Viola.

De esta lista de acciones terroristas hemos seleccionado como eje del ensayo los ataques a unidades del Ejército, porque demuestran hasta qué punto el país estaba sumido en un estado de guerra interior y el grado de desarrollo paramilitar alcanzado por la subversión marxista. El suficiente como para que se atrevieran a operar contra las FF.AA.
_ _ _

A continuación de la Introducción el lector encontrará los Links para acceder a las Entradas de los ataques a nueve unidades del Ejército, y el Epílogo que incluye los atentados que sufrieron la Armada y la Fuerza Aérea, como así también, otros ataques y atentados llevados a cabo contra el Ejército.

Finalmente se reproducen los listados con los nombres de los 816 civiles, policías y militares asesinados en atentados o muertos en combate. Consta de cinco Entradas:

Civiles - FF.AA. - PFA - PPBA - otras Policías y FF.SS.
_ _ _

Jorge Fernández Zicavo

INTRODUCCIÓN

La historia oficial que la izquierda argentina viene construyendo desde 1984, y especialmente bajo los gobiernos de los ex montoneros Kirchner, se estructura a partir del corte de un periodo histórico para reemplazarlo por un relato fantástico fuera del tiempo y del espacio. Ese periodo (diez años y ocho meses), es la Guerra Revolucionaria destinada a tomar el poder y proclamar una República Socialista con dictadura de partido único.

Con su relato basado en una 'memoria histórica' descaradamente falsaria, las izquierdas borraron sus responsabilidades políticas y penales para poder reinsertarse en una sociedad que era preciso convertir en amnésica. "La represión llevada a cabo por la dictadura militar -sostienen- no estuvo dirigida a aniquilar organizaciones armadas o terroristas, sino a militantes populares que se oponían al proyecto económico y social neoliberal de una burguesía aliada al capital internacional y al imperialismo yankee". Ergo: terrorismo de Estado contra pacíficos ciudadanos opositores.

Esta falsificación de la historia real (la verificable empíricamente), se manifiesta en unas listas de desaparecidos que no mencionan la organización donde ejercían esa altruista militancia popular, sino sus profesiones. De este modo, las asociaciones de Derechos Humanos transforman a los terroristas en médicos, estudiantes, obreros, empleados de banca, "periodista" Rodolfo Walsh y "poeta" Paco Urondo para enseñar a niños y adolescentes que la década del setenta no comenzó el 1 de enero de ese año, sino un 24 de marzo del 76. Día en que las Fuerzas Armadas derrocaron al gobierno constitucional de "un país políticamente estable y socialmente pacífico".
_ _ _

Gestación de la Guerra Revolucionaria Argentina

La violencia política en la Argentina del siglo XX podría dividirse en cinco etapas.
Una primera, ejercida por inmigrantes socialistas y anarquistas durante huelgas por salarios y horas de trabajo. Operativamente era una violencia individual y esporádica. Podría acotarse esta etapa entre 1900 y 1924. La excepción fue la Semana Trágica de enero de 1919 vinculada a una huelga general manipulada por la FORA, y por el Partido Comunista fundado en 1918 por el italiano Vittorio Codovilla, un cuadro de la Komintern: Tercera Internacional Comunista creada por Lenin para luchar por "la supresión del sistema capitalista, el establecimiento de la Dictadura del Proletariado y de la República Internacional de los Soviets, la abolición de las clases y la realización del socialismo como primer paso a la sociedad comunista".

La segunda fue protagonizada por obreros argentinos y peronistas, que se sumaron a una resistencia generalizada contra la dictadura militar implantada tras el golpe de Estado de 1955. Era una violencia claramente política, sistemática y con un importante apoyo social; pero no subversiva o revolucionaria, sino desestabilizadora, de desgaste. Una violencia táctica dosificada por el estratega Perón. Los 'muchachos' de la Resistencia raramente utilizaron armas de fuego; al igual que los anarquistas cometían atentados con explosivos, los famosos 'caños' artesanales. Esta violencia estuvo activa entre 1956 y 1959.

La tercera puede acotarse entre 1959-1964 y, a diferencia de las anteriores, no estuvo protagonizada por obreros sino por individuos de clase media, muchos de ellos universitarios. Bajo el influjo de la revolución cubana algunos grupúsculos que apenas pasaban de una veintena de hombres (Uturuncos y EGP) abrieron focos guerrilleros rurales que fueron fácilmente desarticulados por la Gendarmería Nacional. Los uturuncos eran peronistas influenciados por el marxista Cooke, entonces residente en La Habana; y el EGP fue organizado por la Inteligencia cubana. Su instructor militar, muerto en Salta, era un Capitán del Ejército que había sido jefe de la custodia del 'Che'.

La cuarta etapa (1965-1968) estuvo dedicada a la 'acumulación': reclutamiento, secuestros, atracos a bancos, y establecer contactos y apoyos en el Cono Sur bajo la dirección de la Junta Coordinadora Revolucionaria integrada por Quieto, Mena, Osatinsky, Perdía, el tupamaro Sendic, el MIR chileno y el ELN boliviano. Un Estado Mayor con oficina en La Habana y financiado por el Departamento América: aparato del Comité Central del Partido Comunista de Cuba dedicado a estimular y coordinar la lucha armada en toda América Latina.

El 10 de agosto de 1967 el Primer Ministro Fidel Castro clausuró en La Habana la Conferencia de la OLAS (Organización Latinoamericana de Solidaridad) que proclamó el inicio de la "lucha armada por el socialismo y bajo los principios del marxismo-leninismo" en toda América Latina. También se acordó -extraoficialmente, pues la Conferencia fue pública- fundar un Ejército de Liberación Nacional integrado por todas las fuerzas revolucionarias latinoamericanas (sectores), bajo el mando supremo del 'Che' Guevara, quien entonces estaba operando en Bolivia con sus 16 militares cubanos y 30 comunistas bolivianos y peruanos.

Integraron la delegación argentina John W. Cooke, Norma Arrostito, Fernando Abal Medina, García Elorrio, Graciela Daleo, Roberto Quieto, Juan Carlos Cibelli, Luís María Aguirre, Mario Roberto Santucho (que ya había estado en Cuba en 1961), Enrique Gorriarán Merlo, "Joe" Baxter, Rodolfo Walsh, Carlos Olmedo, los hermanos Lewinger, etc.
Durante la Conferencia, Carlos Olmedo y Roberto Quieto fundaron las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR - Sector 2 del ELN: marxistas-guevaristas) para abrir en la frontera con Bolivia un 'foco' en apoyo del "Che".

Al año siguiente (1968), un pequeño grupo autodenominado Fuerzas Armadas Peronistas (FAP - ELN sector 8: marxistas "peronistas") abrió un 'foco' rural en Taco Ralo, Tucumán, que fue fácilmente desarticulado a las dos semanas por la Gendarmería Nacional.

En 1969 se inició la quinta y última etapa de violencia política; claramente revolucionaria, y que alcanzaría un desarrollo paramilitar entonces inimaginable. Su composición social seguía siendo de clase media, con una importante presencia de estudiantes y licenciados universitarios. Operativamente, esta nueva etapa de violencia sería orgánica, centralizada (la estrategia común hacía que las 'orgas' funcionaran como un todo), y sistemática.

La singularidad histórica del año 1969 puede resumirse en cuatro sucesos que tendrían gran trascendencia.

El 5 de abril se produjo el copamiento de un vivac del Regimiento de Infantería 1 'Patricios' en la Guarnición de Campo de Mayo, por un comando terrorista que, aunque la operación fue perfecta, logró llevarse pocas armas, pues el día anterior se habían retirado de allí 700 fusiles de asalto FAL. Con esa operación, 'firmada' un año después por el Frente Argentino de Liberación (FAL - ELN sector 2: ex militantes del Partido Comunista Argentino), irrumpía en el escenario político una organización de tipo paramilitar que, al atacar al Ejército, declaraba formalmente la guerra al Estado.

Dos meses después (29 de mayo), ocurrió el 'Cordobazo', un gran ensayo de insurrección urbana pacientemente organizado durante meses por el marxista 'trotskista' Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT - ELN sector 1) y pequeños grupos que confluirían bajo la sigla FAL.

Operaciones paramilitares e insurrecciones populares, FAL-Campo de mayo y PRT-Cordobazo; estos dos niveles complementarios de la Guerra Revolucionaria acordada por la OLAS en La Habana, se habían aplicado según el programa diseñado por la JCR. Al mes siguiente (26.6.69), las FAR (ELN sector 2) sumaron un tercer nivel de terrorismo a gran escala volando 13 supermercados Minimax en Capital Federal y Gran Buenos Aires; y cuatro días después, un comando de Descamisados (ELN sector 8: 'izquierda peronista') dirigido por el marxista Rodolfo Walsh asesinó al más importante líder sindical y peronista del país: Augusto Vandor, Secretario General de la poderosa Unión Obrera Metalúrgica. La magnitud operacional, encadenamiento, y mensaje político de estos cuatro sucesos: Campo de Mayo, Cordobazo, Minimax, Vandor; y todo en sólo tres meses, no tenían precedentes en Argentina.

La doctrina político-militar de Guerra Revolucionaria fue ampliamente reivindicada por las organizaciones armadas, y muy especialmente por el Partido Revolucionario de los Trabajadores en los informes leídos por Santucho ante el Comité Central definiendo la línea del partido; y la de su Ejército Revolucionario del Pueblo fundado en el V Congreso (junio de 1970) para "encarar la guerra revolucionaria desde una visión latinoamericanista, obrera y socialista".

Una definición modélica por su capacidad de síntesis, pertenece a Luis María Aguirre, uno de los fundadores de las FAL:

"Como militantes de la revolución latinoamericana, nuestra concepción del problema estratégico frente al imperialismo y sus aliados, ha decidido para la Argentina la vía armada como única política posible y eficaz en la marcha hacia la conquista socialista del poder. Política armada que, en unión con aquellas formas legales de lucha que surgen de la vida misma de las masas y que pueden adaptarse a las perspectivas de la Guerra General Revolucionaria, se caracterizará como guerra de guerrillas".

La Guerra Revolucionaria de aquellos años, en definitiva, no puede ser negada y eliminada de la historia argentina como pretende la izquierda psicótica instalada en el delirio de una negación de 'lo real', porque es empíricamente irrefutable gracias a un gigantesco corpus documental al alcance de cualquier ciudadano.

Hemerotecas, bibliotecas, filmotecas, canales de TV y documentales en DVD, archivos, documentos emitidos por las organizaciones terroristas, entrevistas, declaraciones y comunicados, partes de guerra, la correspondencia Perón-Montoneros, los comunicados de la fusión FAR-Montoneros y FAL-ERP; librerías que venden originales de la prensa subversiva; ensayos publicados por ex terroristas e historiadores de izquierda; en los Cuadernos de Prueba de los juicios a las Juntas Militares; y en las Webs de la extrema izquierda. También la Universidad Popular de la Bonafini imparte cátedras dedicadas a estudiar textos del Che y Santucho; que venden en su Librería junto con el DVD 'Gaviotas Blindadas' realizado por veteranos del PRT-ERP.

Sin embargo, a pesar de estas evidencias abrumadoras, las izquierdas persisten en llamar 'lucha popular' al terrorismo de unas sectas elitistas que la clase obrera y el pueblo en general repudió, y que sus 'comandantes' denominaron durante años Guerra Revolucionaria en unos casos, o Guerra Popular en otros.

Fundación del ERP. V Congreso del PRT, julio de 1970
http://es.slideshare.net/alfredozitarrosa/resoluciones-del-quinto-congreso-del-prt">
_ _ _

Entradas correspondientes a los nueve ataques y copamientos a unidades del Ejército Argentino ordenadas cronológicamente.

FAL
Vivac del Reg. de Infantería 1 'Patricios' en Campo de Mayo
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/fal-regimiento-de-infanteria-patricios.html"

ERP
Batallón de Comunicaciones 141
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/http://termidorianos.blogspot.com.es/2010/02/erp-batallon-de-comunicaciones-141.html

ERP
Comando de Sanidad del Ejército
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/erp-comando-de-sanidad-del-ejercito.html

ERP
Guarnición de Azul
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/erp-guarnicion-de-azul.html

ERP
Regimiento de Infantería Aerotransportada 17
http://termidorianos.blogspot.com/2009/12/memoria-historica-el-erp-en-catamarca.html

ERP
Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/erp-fabrica-militar-de-polvoras-y.html

ERP
Batallón de Arsenales 121
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/erp-batallon-de-arsenales-121.html

MONTONEROS
Regimiento de Infantería de Monte 29
http://termidorianos.blogspot.com/2010/10/montoneros-reg-29-infanteria-de-monte.html

ERP
Batallón de Arsenales 601
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/erp-baatallon-de-arsenales-601.html
_ _ _

EPÍLOGO

Algunas consideraciones militares
.

En estos ataques hubo un patrón táctico aplicado sistemáticamente:

1- Efectuaban los ataques en fines de semana.
2- Por la noche.
3- Utilizando falsos uniformes del Ejército.
4- Utilización de militantes cumpliendo el servicio militar obligatorio que les proporcionaban sencillos pero esenciales datos de Inteligencia y facilitaban el acceso coincidiendo con sus turnos de guardia.

Lo sorprendente es que el Ejército fue incapaz de neutralizar estas tácticas que conforman el ABC de los manuales de guerrilleros y comandos. No se tomaron elementales medidas de seguridad, como aumentar las dotaciones de retén y guardia los fines de semana; hubo un caso en que había un solo oficial de guardia: un teniente. O proteger las Armerías con guardias de suboficiales, o con puertas de seguridad electrónica como las utilizadas por los bancos. No se instalaron circuitos de video-vigilancia ni se minó el perímetro de los cuarteles. Tampoco pudo su Inteligencia impedir la infiltración de soldados enemigos, y no logró infiltrarse en la profundidad del ERP hasta finales de 1975: Monte Chingolo. Esta desidia paralizante duró... tres años (1973-1975). Si el ataque de Monte Chingolo no hubiera sido delatado, el ERP se habría apoderado de 18 toneladas de armas.

La sociedad se preguntaba cómo podía garantizar la soberanía nacional un Ejército incapaz de impedir que civiles armados coparan sus cuarteles, les causaran bajas, capturaran a sus oficiales y vaciaran sus arsenales. Algo que aún hoy sigue provocando estupor en analistas e historiadores.

Tampoco la Armada y la Fuerza Aérea pudieron garantizar la seguridad de sus buques y aviones. El 22 de agosto de 1975, un comando de buzos montoneros consiguió burlar la seguridad de la fragata misilística Santísima Trinidad atracada en los Astilleros Navales de Río Santiago, en Ensenada, colocando bajo el casco 170 kilos de sofisticados explosivos utilizados para demoliciones submarinas. El buque no se hundió, pero su centro de computación y electrónica sufrió importantes daños.

Seis días después, el 28 de agosto, Montoneros también burló la seguridad de la Fuerza Aérea volando con 160 kilos de explosivo exógeno C-2 que ellos fabricaban con tecnología propia -hasta el punto de que le montaron una fábrica a la OLP de Arafat durante la guerra del Líbano- la pista del Aeropuerto 'Teniente Matienzo' de Tucumán, cuando despegaba un Hércules C-130 con 114 efectivos de la Gendarmería Nacional que regresaban a su cuartel en San Juan tras haber operado contra el ERP en los montes tucumanos. Con sus tanques repletos de combustible, el avión se convirtió en una gigantesca bola de fuego que dejó un saldo de 6 gendarmes muertos y otros 60 heridos con espantosas quemaduras.

El 15 de marzo de 1976 los montoneros estacionaron y estallaron un coche-bomba con falsa matrícula militar junto a la entrada del Comando General del Ejército cuando entraba un grupo de jefes y oficiales (23 heridos y un civil muerto). El 29 de abril adosaron cargas explosivas, descubiertas a tiempo, en seis cazabombarderos Mirage en la VIII Brigada Aérea de J.C. Paz, en Buenos Aires. En octubre colocaron una carga explosiva destinada al General Videla nada menos que en la Guarnición de Campo de Mayo; y otra en el Círculo Militar, que provocó graves heridas a 60 militares retirados y familiares.

En diciembre de ese año, finalmente, volaron una sala del Ministerio de Defensa matando a 14 jefes y oficiales de Inteligencia e hiriendo a otros 30. Su último atentado contra unas instalaciones militares increíblemente vulnerables, se produjo el 5 de abril de 1977, cuando una montonera (hija de un Brigadier), logró introducir y hacer estallar una bomba de Trotyl en el edificio Cóndor, sede del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, que sorprendentemente no provocó víctimas. El ERP, por su parte, el 18.02.1977 hizo estallar 105 kilos de explosivos bajo la pista del Aeroparque 'Jorge Newbery' cuando despegaba el avión presidencial con el General Videla a bordo. Fallaron por pocos segundos.

También hubo dos ataques al Ejército que no hemos incluido en la serie anterior por no tratarse de copamiento de unidades.

El 29 de abril de 1971 las FAR asaltaron en Pilar (Bs. As.) un camión del Ejército, hiriendo y luego rematando al Teniente 1º Mario César Azúa. También hirieron al soldado Hugo Vacca que quedó parapléjico y falleció en 1975. Se llevaron 196 pistolas, 3 fusiles FAL y 2 subfusiles PAM.

Conviene hacer un inciso para recordar quienes eran aquellos 'jóvenes idealistas' o 'guerrilleros románticos'. Según la investigación hecha por el SIE, el Teniente Azúa fue rematado por Sara Solarz de Osatinsky a la que también atribuyeron haber dado el tiro de gracia al policía Esteban Sullings durante la toma de Garín y al guardia Juan Valenzuela durante la fuga del penal de Rawson en 1972. Años después fue capturada por los marinos de la ESMA y la integraron en el llamado Staff: prisioneros que, además de delatar nombres y domicilios, realizaron tareas auxiliares: confeccionar dossiers de prensa y redactar análisis políticos que terminaban en el despacho del Almirante Massera, empeñado entonces en organizar un partido político a partir de los grupos montoneros refugiados en México, España, Italia y Francia al mando de Firmenich, con quien se reunió en París para exponerle su proyecto.

Algunos de aquellos oficiales montoneros que integraron el Staff fueron: Pilar Calveiro, actual catedrática de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de México; Graciela Beatriz Daleo, socióloga, participa en cátedras libres sobre Derechos Humanos; Martín Tomás Gras, subsecretario de Promoción de Derechos Humanos y asesor del Ministerio de Defensa en Doctrina Política de la Defensa Nacional; Lila Pastoriza de Jozami; Miriam Liliana Lewin, periodista, ex secretaria de Massera y traductora para el Centro Piloto de París montado por la Armada según su testimonio ante el juez León Carlos Arslanián; Norma Susana Burgos, Noemí Actis Goretta, Mercedes Inés Carazzo, y Anita Dvantman, que terminó casándose y teniendo dos hijos con su interrogador, Teniente de Fragata Jorge Rádice.
Testimonio de Miriam Lewin:
http://web.archive.org/web/20060427184329/http://www.nuncamas.org/testimon/lewin.htm

Otros prisioneros del Staff fueron 'doblados' y pasaron a operar para el Grupo de Tareas. Como Silvia Labayrú, que introdujo al Teniente Astiz entre las Madres de Plaza de Mayo presentándolo como su hermano, y asistió a cuatro reuniones con colaboradores de las Madres que luego fueron secuestrados: su declaración legajo 6838-Conadep, Nunca Más, pág. 136.

También hubo un Mini Staff de montoneros doblados hasta el punto de interrogar y torturar a sus antiguos compañeros. En 1977 fueron integrados como suboficiales en el Servicio de Información Naval. Uno de ellos fue Máximo Nicoletti, el buzo montonero que dinamitó la fragata 'Santísima Trinidad'.

El otro ataque se produjo el lunes 18 agosto de 1975. Cuando el Capitán Miguel Alberto Keller, acompañado de un suboficial y cinco soldados, se disponía a entrar en el Tiro Federal a bordo de una camioneta del Ejército para efectuar una comprobación técnica de armamento, se le acercó un individuo uniformado y con grado de Teniente Coronel. Como era preceptivo, el Capitán descendió del vehículo para presentarse, momento en que fue asesinado por un comando del ERP que tras reducir al suboficial y a los soldados huyó llevándose la camioneta cargada con 70 FAL, 4 FAP y 21 pistolas. El presunto Teniente Coronel resultó ser el jefe del comando, y un soldado fue el entregador. Días después la Policía Federal recuperó 23 fusiles, detuvo a 10 erpianos y dio muerte en enfrentamiento al soldado cómplice.

Algunas consideraciones históricas y políticas.

Uno de los argumentos más utilizados por las izquierdas argentinas para calificar como 'terrorismo de Estado' la ofensiva contraterrorista llevada a cabo por las Fuerzas Armadas, consiste en citar los casos de organizaciones terroristas de otros países, como la alemana RAF y/o banda Baader-Meinhof, o la italiana Brigadas Rojas, que 'fueron desarticuladas por las fuerzas policiales, juzgadas y encarceladas en el marco de la legalidad y un Estado de derecho', dicen.

Otro sofisma disparatado, porque la banda alemana original (luego sus seguidores operaron durante varios años pero con poca intensidad), quedó definitivamente derrotada cuando cuatro de sus jefes fueron asesinados en la cárcel de máxima seguridad de Stammheim, Stuttgart, el 18.10.1977:

Andreas Baader y Jan Carl Rasper fueron hallados en sus celdas con un disparo en la cabeza.

Gudrun Ensslin, ahorcada.

Irmgard Möller, acuchillada, pero sobrevivió.

Ulrike Meinhof ya se había "ahorcado" en 1976.

Esto, que los mediocres sofistas silencian sin ruborizarse, sucedió en un Estado tan de derecho y democrático como la República Federal Alemana que presentó las muertes como un 'suicidio colectivo'.

Obviamente, este argumento 'legalista' es una de las tantas artimañas del discurso izquierdista para ocultar su responsabilidad, confundir a la opinión pública y demonizar a las Fuerzas Armadas.

Su origen fue el Prólogo falso y manipulador del Nunca Más, escrito por el marxista Ernesto Sábato, que junto con Borges almorzó y departió una larga sobremesa en la Casa Rosada con el General Videla y el General Jorge Villarreal el 19.05.1976. "Un hombre culto, modesto e inteligente" dijo de Videla a la salida. Y en 1978 declaró a la revista alemana GEO que "la mayoría de los argentinos rogaba casi por favor que las Fuerzas Armadas tomaran el poder para terminar con ese vergonzoso gobierno de mafiosos (...), con una época en la que los extremistas de izquierda habían llevado a cabo los más infames secuestros y los crímenes monstruosos más repugnantes". Concluyendo: "Sin duda alguna, en los últimos meses muchas cosas han mejorado en nuestro país, las bandas terroristas han sido puestas en gran parte bajo control".

Después de aquel histórico almuerzo, un Borges seducido por el anfitrión declaró: "Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo que salvó al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber aceptado las responsabilidades del gobierno".
(La Voluntad, Caparrós y Anguita, tomo 3, pág. 72).

Por lo demás, resulta sarcástico escuchar las palabras Legalidad y Estado de Derecho en boca de la izquierda argentina que se alzó en armas contra siete gobiernos constitucionales: Frondizi, Illia, Cámpora, Lastiri, Perón, 'Isabel' Perón y Alfonsín. Desde Masetti hasta Gorriarán Merlo. Marxismo y Estado de Derecho es una contradicción en los términos, puesto que la doctrina persigue la destrucción del Estado burgués y su Derecho: superestructuras jurídicas de la explotación capitalista.

El sibilino argumento de 'represión legal' omite mencionar datos esenciales:

1- Las organizaciones terroristas argentinas eran incomparablemente más peligrosas para el Estado que las europeas citadas (que no sumaban más de 100 activistas entre las dos) tanto en número de efectivos (unos 7.000 entre combatientes y 'políticos'; o ejército, milicias y partido), como en poder de fuego, servicios y logística. Un ejemplo: la fabricación de subfusiles, lanzagranadas y explosivo plástico por Montoneros.

2- Su accionar formaba parte de una ofensiva revolucionaria continental en la que participaban otras fuerzas como Tupamaros, FARC, ELN, etc. No es posible extendernos aquí sobre los contactos que mantenían entre sí estas organizaciones, ni el papel coordinador y de entrenamiento militar jugado por Cuba.

3- No practicaban un terrorismo clásico (solo desestabilizador) como sus camaradas europeos, sino uno funcional al proyecto estratégico de fundar un ejército guerrillero regular, tomar el poder y hacer de Argentina un Estado socialista. Nada de esto formaba parte de los objetivos, y no digamos de las posibilidades, de las bandas europeas mencionadas.
Más aún: hoy está probado que la Baader-Meinhof de la República Federal Alemana era una 'orga' de la Stasi (Ministerio de Seguridad del Estado) de la comunista República Democrática Alemana. Y en cuanto a las Brigadas Rojas, también están probadas judicialmente sus vinculaciones con la Mafia, y con los servicios secretos que les utilizaron para asesinar a Aldo Moro. Tal como hiciera Montoneros con el general Aramburu.

4- Sus estructuras, fuerzas y poder de fuego no eran ni remotamente comparables a las de aquellas bandas de pistoleros. Eran fuerzas paramilitares (ERP) equipadas con armamento capturado al Ejército Argentino, encuadradas en compañías de 100 combatientes y con oficiales entrenados por un ejército profesional (Cuba) para operaciones de asalto y combate urbano. Y para maniobrar como guerrillas en los montes de Tucumán.

Montoneros, por su parte, operaba con pelotones urbanos armados con fusiles de asalto, Itakas, subfusiles, lanzagranadas RPG.7 y granadas de mano. Asimismo, ambas organizaciones se estructuraban con una red de servicios y logística propia de un ejército clandestino: seguridad, inteligencia, comunicaciones, transporte, escuelas de formación política y militar, relaciones internacionales, imprenta, prensa, sanidad, finanzas, arsenales, cárceles y fábricas de uniformes, armas y explosivos. Estas complejas estructuras funcionaban gracias a una rígida disciplina articulada por escalas jerárquicas, reglamentos, y tribunales que en ocasiones emitieron condenas de muerte.

5- Como consecuencia de todo lo anterior -que podría ampliarse- a diferencia de las pequeñas sectas terroristas europeas, las organizaciones armadas argentinas estructuradas como fuerzas paramilitares, aunque también operaban como terrorismo clásico, estuvieron en condiciones de desencadenar y mantener durante once años una guerra revolucionaria.

Tampoco vale aplicar el criterio de 'represión legal' a la ETA o al IRA pues ambas organizaciones independentistas practicaban un terrorismo clásico (desestabilización complementaria a un accionar político), con explosivos y ejecuciones del tipo 'tiro en la nuca'. Obviamente, ninguna de las dos poseían unidades de combate paramilitares, ni desataron una guerra revolucionaria.
Durante toda su larga historia, los etarras se entregan sin disparar cuando son capturados. En 50 años han tenido ¡2 bajas! Una terrorista que rompió esta norma en su arresto, y otra despedazada por la bomba que preparaba. ETA nunca entró en combate. Nunca, ni una sola vez, se enfrentó a balazos con la policía o guardia civil. Y tienen subsfusiles y pistolas. La razón es muy simple y lógica: optaron por el fugaz 'tiro en la nunca' en la calle. Y luego, y hasta ahora, por los atentados con coche bomba pues sus efectos son devastadores y no provoca bajas propias. El IRA aplicaba el mismo criterio de eludir enfrentamientos armados con las fuerzas británicas.

En Argentina, la guerra revolucionaria hizo inevitable que la contraofensiva del Estado fuera por medio de sus Fuerzas Armadas, pues las policiales fueron desbordadas durante seis años. Y que, como en toda situación de guerra interior, las Fuerzas Armadas procedieran a aniquilar a las fuerzas revolucionarias alzadas contra el Estado.

Cuando un Ejército entra en operaciones lo hace para aniquilar a la fuerza enemiga, no para detener a sus efectivos y entregarlos a los jueces.
Por durísima que haya sido la respuesta militar, no puede negarse que las Fuerzas Armadas actuaron desde el primer decreto de febrero de 1975 (Operativo Independencia), y el segundo del 6 de octubre de ese mismo año, dentro de la más estricta legalidad determinada por la Constitución: subordinadas al presidente de la República, su comandante en jefe.

Especular sobre si esa aniquilación debió llevarse a cabo mediante el fusilamiento de los prisioneros tras juicios de guerra en lugar de ejecutarlos clandestinamente, es un debate sin sentido y estéril; porque el método elegido es accesorio a lo fundamental: que el gobierno constitucional de la Nación, hay que repetirlo, ordenó aniquilar la subversión. La opción de encarcelar a los terroristas fue descartada porque el Estado no podía arriesgarse a que más tarde un gobierno izquierdista, como el de Cámpora, decretara una segunda Amnistía y volviera a recomenzar la pesadilla.

El desarrollo militar alcanzado en 1975 por la subversión armada obligó a dar una respuesta definitiva a seis años de ofensiva revolucionaria. Argentina no sería la Cuba del sur; ni la Colombia de las FARC. Esa era la situación entonces. En términos de seguridad nacional interior y exterior.

En consecuencia, el llamado Terrorismo de Estado sólo es una metáfora funcional a la propaganda política, pues no existió tal cosa sino precisamente todo lo contrario: Contraterrorismo de Estado.

Y bajo un Estado de guerra interior reconocido como tal por un gobierno constitucional.

Asunto de vital importancia, pues la política de derechos humanos del régimen Kirchner niega tal escenario guerracivilista, ya que reconocerlo obligaría a juzgar a los militares por el Derecho de la Guerra, y no por el Derecho de la Paz.
Es la maniobra jurídica para no considerar crímenes de guerra y de 'lesa humanidad' (no prescriptibles), a los cientos de homicidios cometidos por la izquierda terrorista, sino delitos 'comunes' que han prescripto.
La definición de conflicto armado interno establecida por la Segunda Convención de Ginebra en 1949 se ajusta al caso argentino, en particular a las operaciones del ERP en Tucumán.

Respecto al Estatuto de Roma, éste tipifica como crímenes de lesa humanidad los ataques generalizados y sistemáticos contra la población civil llevados a cabo por fuerzas del Estado, lo cual garantiza la impunidad penal para las fuerzas insurgentes, terroristas, etc. Gracias a esta doctrina jurídica, de clara vocación izquierdista, tres oficiales superiores de la Conducción Nacional del Ejército Montonero responsable de unos 500 asesinatos y homicidios, están en libertad: Mario Eduardo Firmenich, Fernando Vaca Narvaja y Roberto Perdía.

Resumiendo: el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 interrumpió la continuidad del orden político institucional, pero las operaciones contraterroristas continuaron siendo legales porque fueron decretadas por un gobierno constitucional, ratificadas por el Congreso y recibidas con alivio por los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones empresariales, la prensa y la sociedad en general.

Por lo tanto, sus presuntos crímenes deberían ser juzgados en el marco de las Convenciones de Ginebra, ya que no realizaron 'ataques generalizados y sistemáticos contra la población civil', sino contra miembros de fuerzas insurgentes que en modo alguno pueden ser considerados civiles. ¿Alguien en su sano juicio consideraría civiles a los guerrilleros del Viet Cong, de las FARC o de Hezbollá?

La clave de aquella etapa histórica, por consiguiente, debe buscarse en las relaciones de causa-efecto. En la guerra revolucionaria que las izquierdas desencadenaron entre abril del 69 y noviembre del 79; una Guerra en la que sólo murieron ochenta militares y policías menos que los 631 militares en las Malvinas.

De estos diez años y ocho meses de 'guerra sucia' y terrorismo contra el Estado y la población civil deberían hablar las izquierdas; pero carecen de la nobleza intelectual y moral necesarias para admitir su responsabilidad penal y política, y pedir perdón a las familias de sus víctimas: esos 816 civiles, policías y militares que asesinaron, que desaparecieron de la vida en nombre de una ideología enloquecida y mesiánica de guerra de clases y dictadura del proletariado. Y a todo el pueblo argentino, por querer poner una parte del territorio patrio al servicio mercenario de la expansión ideológica y militar de Cuba y la URSS.

Cegadas por una omnipotencia alimentada por el fanatismo y las fantasías neuróticas sobre el paraíso socialista, las sectas guevaristas de los setenta, despreciadas por la clase obrera que jamás les reconoció como 'vanguardia', se autolegitimaron como ángeles exterminadores al servicio de las sagradas leyes marxistas de la Historia. Y confundiendo la realidad con sus deseos voluntaristas, se creyeron en condiciones de desafiar militarmente al Estado argentino, a los profesionales de la guerra.

En realidad, la izquierda terrorista argentina de los años setenta no fue aniquilada. Se suicidó.
_ _ _

Para no extendernos más en el Epílogo, hemos omitido mencionar la intervención de militares cubanos en las guerrillas de Venezuela (1962), Argentina (1964) y Bolivia (1967), así como el papel desempeñado por el régimen castrista en la gestación de la Guerra Revolucionaria Argentina (1969-1979). Para ello, hemos creado la Entrada "Guerra Revolucionaria: cómo y por qué fue posible"
http://termidorianos.blogspot.com/2010/04/guerra-revolucionaria-como-fue-posible.html
_ _ _

Decreto ordenando aniquilar el accionar subversivo en todo el territorio nacional
http://es.wikisource.org/wiki/Especial:Buscar/Decreto_2772/75_(Argentina

Listado víctimas Civiles
http://termidorianos.blogspot.com/2010/01/memoria-historica-victimas-del_13.html

Listado víctimas Fuerzas Armadas
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/memoria-historica-victimas-del.html

Listado víctimas Policía Federal
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/memoria-historica-victimas-del_17.html

Listado víctimas Policía Provincia de Buenos Aires
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/victimas-del-terrorismo-ppba.html

Listado víctimas otras Policías provinciales y FF.SS.
http://termidorianos.blogspot.com/2010/02/memoria-historica-victimas-del_7371.html


Ir a Página Principal para ver las últimas Entradas

4 comentarios:

  1. FELICITACIONES. MUCHAS COSAS UNO PIENSA IGUAL, COINCIDE CON ELLAS, PERO HAY MUCHISIMAS PARA LAS CUALES AL MENOS MI INTELECTO NO DABA PARA EXPRESARLAS. ES LA PURA VERDAD. NUNCA HUBIERA IMAGINADO UN RAZONAMIENTO TAN BRILLANTE COMO QUE EN REALIDAD LA GUERRILLA NO FUE ANIQUILADA, SE SUICIDO. UNA VEZ MAS, MIS MAS EFUSIVAS FELICITACIONES. A LO SUMO LES AGREGARIA OTRA GRAN VERDAD. CUNDO LAS IZQUIERDAS HABLAN DE LOS LLAMADOS JUICIOS POR LA MEMORIA, YO LES PREGUNTO PORQUE LOS TERRORISTAS NO LE AVISABAN A SUS PADRES QUE ESA NOCHE NO LOS ESPERARAN A CENAR PUESTO QUE TENIAN QUE SALIR A PONER UNA BOMBA O A ASESINAR A ALGUN MIEMBRO DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD. TAMBIEN, CUANDO HABLAN DE REPRESION ILEGAL, DE ACUERDO CON EL ARGUMENTO DE LA COMPENSACION ENTRE TERMINOS CONTRARIOS, LES PREGUNTO A ELLOS, EXISTE ALGO QUE NO NAZCA DE SU CONTRARIO? SI LA GUERRILLA O EL TERRORISMO NO ERA LEGAL, Y ES INDISCUTIBLE, INCLUSO PARA LAS IZQUIERDAS, COMO PUEDE ALGO SER ILEGAL COMO CONTRAPARTE DE ALGO ILEGAL? UTILIZE EL TERMINO ANONIMO PORQUE NO SABIA COMO INGRESAR MEDIANTE LOS OTROS ITEMS. ME LLAMO MIGUEL A. DECUNTO. DNI 11270762. ROSARIO. UN GRAN ABRAZO. PD.> VECINO Y AMIGO DE LA FAMILIA DE JUAN CARLOS GAMBANDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Miguel: Gracias por tu bien razonado comentario. En efecto, la guerra contraterrorista, es decir contra organizaciones clandestinas que funcionan con rigurosas medidas de seguridad (falsos documentos de identidad, camuflaje o "doble vida" en la vida cotidiana, etc.) sólo puede triunfar si se perforan y destruyen sus estructuras de seguridad mediante violentos interrogatorios de los prisioneros que permitan quebrar su resistencia e identificar a otros enemigos y depósitos de armas y explosivos. Que los criminales alzados en armas contra el Estado y la población civil "enemiga" llamen "represores" a los combatientes del Estado, es cuanto menos, un ejercicio de humor macabro, un cinismo "loco".
      Por otra parte, el terrorismo fue combatido legalmente desde 1969 por las dictablandas militares. Pero la monstruosa Amnistía de Cámpora en 1973, seguida de un espectacular recrudecimiento de la violencia terrorista, tornó imposible la vía legal para el futuro, porque la secuencia cárcel-amnistía demostró que solo servía para que la pesadilla del terror volviera a recomenzar una y otra vez. Respecto a los padres de los "jóvenes idealistas" estoy convencido de que muchos de ellos sabían en lo que estaban y por lo tanto, fueron cómplices: tanto de los homicidios cometidos por sus hijos, como de sus propias muertes.
      Un saludo
      JFZ
      Coordinador del Blog

      Eliminar
  2. Este es el sitio que buscaba en la red. Impecablemente
    estructurado para su lectura, y con información de primer nivel, que no hace mas que mostrar el penoso backstage de la obra de teatro patética titulada Cristina en el país de las maravillas.
    Qué pena haberlo hallado en 2014! No dejaré una linea de TERMIDORIANOS virgen a mis ojos. Mi mayor respeto a su autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. administrador Blog Termidorianos25 de mayo de 2014, 16:26

      Muchas gracias por su comentario, estimado lector. Esperamos poder seguir manteniendo el rigor documental con el que siempre hemos querido fundamentar nuestros enfoques.
      Un cordial saludo
      JFZ- coordinador del Blog

      Eliminar