viernes, 22 de enero de 2010

Reinaldo Dal Bosco: ¡Ni Olvido ni Perdón!


Ingeniero italiano, 40 años, casado y con dos hijos de 6 y 9 años.

La empresa Pirelli le había destinado como gerente general a la fábrica Facetyt en Remedios de Escalada. En esa fábrica no había entonces ningún conflicto gremial pero la Pirelli-Cables de la que era filial estaba siendo afectada por una huelga, y como éstas se ganaban expeditivamente con "ejecuciones de la justicia popular", el Sr. Dal Bosco fue sentenciado por los burguesitos universitarios que en la década del setenta se ungieron con los óleos sagrados de la lucha armada por la Patria Socialista.

El 16 de octubre de 1975, cuando salía de su domicilio en Adrogué para dirigirse a su trabajo, fue rodeado por un comando terrorista que ametralló su coche matando en el acto al ingeniero y a su custodio; el cabo de la Policía Federal Raúl Arturo Sanguineti, miembro de un grupo especial creado ante la oleada de secuestros y asesinatos de empresarios y ejecutivos.
Las columnas SUR y LA PLATA de Montoneros se adjudicaron el asesinato, pero la Embajada de Italia no presentó ninguna reclamación ante la justicia argentina.

Reinaldo Dal Bosco fue uno de los 58 ejecutivos y empresarios que los terroristas asesinaron para 'aumentar su presencia política en la clase obrera y enseñarles a los negros que con los fierros las huelgas pueden ganarse en pocos días'. Un hermano de Reinaldo, también amenazado, se había marchado a Venezuela

Monstruosas y estúpidas muertes de personas que también eran trabajadores asalariados y que, como en el caso del Sr. Dal Bosco y otros ejecutivos de empresas extranjeras asesinados, se mantenían al margen de la política argentina.









Cabo PFA - Raúl Sanguineti

Como jefe del Servicio de Información Montonero, Rodolfo Walsh fue uno de los máximos responsables del asesinato del ingeniero Dal Bosco, porque todas las operaciones requerían un trabajo previo de información sobre el 'objetivo', que era supervisado por su Servicio.

Pero ahora, bajo los gobiernos Kirchner, a este asesino en serie formado en Inteligencia por la Stasi en Cuba, le dedican calles y plazas en su condición de "escritor y periodista" desaparecido durante el terrorismo de Estado. Asimismo, las 'Madres' de Bonafini cada tanto le rinden homenaje en su local; y la Facultad de Periodismo de la ultraizquierdista Universidad de La Plata, ha creado un Premio Rodolfo Walsh que ya concedió a la antigua terrorista erpiana María Seoane, artífice de esa farsa llamada La noche de los lápices, y al antiguo terrorista tupamaro Eduardo Galeano.

Obviamente, los nombres de los asesinos del Sr. Dal Bosco figuran en el siniestro muro del Parque de la Memoria dedicado a terroristas aniquilados legalmente durante la guerra civil revolucionaria por ellos iniciada.

Jorge Fernández Zicavo




Ir a Página Principal para ver las últimas Entradas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada